Robótica Educativa Inicial. Colegio Juan de la Cierva. Abril.

Y casi sin darnos cuenta, hemos vuelto a pasarnos por aquí, y eso solo significa que otro mes ha pasado por las clases extraescolares de Ciencia Lúdica en el Colegio Juan de la Cierva de Villaverde, en Madrid.

Abril viene con muchas fiestas, ya que tenemos en medio del mes las vacaciones de Semana Santa, que han tardado mucho en llegar. Eso significa que el final del curso está a la vuelta de la esquina. Parece mentira, pero octubre nos queda muy lejos, hemos ampliado mucho nuestros conocimientos, disfrutado, aprendido, mejorado y nos quedamos con ganas de más, así que a la vuelta, cargaremos las pilas, porque el último mes va a venir cargado de mucho trabajo.

Lo mejor es que nuestro grupo de pequeños ingenieros y programadores han adquirido muchas facetas nuevas sin darse cuenta, a la vez que iban jugando, se iban impregnando de nuevos conocimientos que le ayudaran en su día a día.

Este mes aunque ha sido corto nos ha cundido un montón. Hemos trabajado la programación a través del programa The Foos, un clásico que se ha renovado, y nos encanta.

The Foos tiene novedades que no podemos dejar de probar.

The Foos es un editor con el cual podemos crear nuestro propio videojuego. Tras conseguir superar los retos, ganar a todos los enemigos y avanzar por el camino de la programación… Se nos ofrece la oportunidad de crear nuestro propio nivel, añadiendo todo lo necesario para que yo, que soy la profe, me pongan en todo tipo de apuros… incluso haciendo que pasar el nivel fuese casi, casi, imposible.

Lo mejor es que actualmente se pueden crear clases y dar a cada alumno su propio perfil. Así van avanzando cada uno a su ritmo, sin problemas. Además tienen la libertad de ir eligiendo los diferentes juegos que hay para trabajar los diferentes elementos de la programación. Pueden elegir entre cuidar animales, vivir aventuras a lo Indiana Jones, divertirse en el circo o conseguir caramelos. en un mundo de chucherías. También pueden trabajar la programación creando sus propios cuentos.

Lo cierto es que todas las opciones que nos presenta el programa son ideales para seguir trabajando y entendiendo la programación mientras juegan a su antojo con lo que más les gusta.

No solo hemos trabajado la programación, nos hemos propuesto conseguir el reto de los espaguetis retando al grupo de los mayores. Hemos juntado a las dos clases de robótica para conseguir el reto.

El reto de la torre de espaguetis

Es una dinámica muy divertida que solemos trabajar en clase. Objetivo: con 20 espaguetis, un poco de cinta de carrocero y una cuerda, tienen que levantar una estructura lo más alta posible que soporte durante 5 segundos una nube de chuchería. Nos gusta realizar clases divertidas e intentar innovar, aunque esto es un clásico, siempre nos sorprende. Tiene muchos beneficios, los niños trabajan en pequeños equipos para favorecer el compañerismo, que es una de nuestras máximas. Trabajan poniendo en práctica todo lo aprendido durante el curso, desarrollando la creatividad y la abstracción, siendo capaces de buscar soluciones muy hábiles a pesar de ser tan pequeños.

Mi clase fue la ganadora, todos consiguieron superar el reto, estoy muy orgullosa de todos ellos, porque su edad, entre 5 y 7 años les ha permitido desarrollar una estructura con espaguetis y que soporte una chuchería y se mantenga en pie todo el tiempo.

Me han demostrado que tienen las ideas muy claras, que nada les parece imposible y que han alcanzado un gran nivel de madurez resolutiva. Me dejan siempre con la boca abierta.

El mes que viene os contamos todas las novedades de mayo. ¡No os las perdáis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *