Programación de Videojuegos. Colegio Menesiano. Enero.

Después de las vacaciones todos venimos con muchas fuerzas, y las clases de Programación de Videojuegos de Ciencia Lúdica en el colegio Menesiano de Madrid está con las pilas cargadas.

Después del parón continuamos con lo más importante, las presentaciones de los videojuegos que todos los alumnos y alumnas han realizado con anterioridad. Lo cierto es que estaba expectante por ver los resultados, porque todos han trabajado duro, han desarrollado muy buenas historias y ha construido mapas dignos de un juego rpg comercial.

RPG Maker es una de las mejores herramientas para trabajar la programación de videojuegos.

RPG Maker es un entono de programación sencillo pero que a la vez tiene muchas opciones para crear juegos interesantes. De forma dinámica y sencilla, comienzan a utilizar eventos, bucles, interruptores y empiezan a estructurar sus mentes de forma secuencial. Eso implica que el trabajo se está realizando bien, ya que uno de los objetivos es que los alumnos y alumnas sean conscientes de los pasos que deben seguir antes de conseguir los retos que se propongan.

Todos han realizado un gran avance desde el inicio de curso, y lo han demostrado saliendo «a la palestra». Con ayuda del proyector, han explicado y defendido sus videojuego ante los compañeros. Todos me han sorprendido porque aunque al principio fueron un poco reticentes y les daba vergüenza hablar ante la clase, después de los primeros minutos, todos querían enseñar su trabajo. Estoy muy orgullosa de ellos, porque han demostrado lo bien que trabajan y todo lo que han ido aprendiendo.

No he podido resistirme, así que tengo una muestra amplia de los trabajos realizados por estos pequeños grandes programadores que tengo en clase.

Uno de los proyectos de Rpg

Además de este arduo trabajo con RPG Maker, también jugamos unas cuantas partidas a nuestro querido Kahoot!, que nos ayuda a través de un divertido juego de preguntas al estilo del maravilloso juego Trivial, repasar todo lo que hemos ido aprendiendo. Nunca nos cansamos de jugar y no podemos evitar realizar un pique sano con los compañeros. Siempre nos quedamos con ganas de más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *